Aspectos críticos del nuevo Sistema de financiamiento estudiantil en ES

Víctor Salas

(Víctor Salas Opazo, académico USACh).- El nuevo crédito está destinado a dar acceso a la educación superior de pregrado, de tal forma que no existan estudiantes que por razones económicas no puedan estudiar. En ese sentido reemplaza a los actuales mecanismos del CAE y del Fondo Solidario.

En esta oportunidad se harán algunas observaciones al sistema propuesto que reflejan las dudas y problemas que surgen del análisis del proyecto.

Un primer punto crítico del nuevo sistema de crédito para estudiantes de pregrado de la educación superior es, que el monto del crédito estará asociado con el arancel regulado que el Estado paga por gratuidad.

Ese valor es, normalmente, menor que el arancel que efectivamente cobran las IES, de tal forma que se genera una diferencia que impactará negativamente en el presupuesto de ellas. Diferencia que en el caso de la gratuidad el Estado decide cubrir con un monto adicional por hasta por el 20% del valor del arancel regulado, para evitar impactos deficitarios en las IES adscritas a este sistema. La diferencia entre aranceles regulados y efectivos se ha mantenido estable entre 2016 y 2017 para las universidades estatales con una cobertura de 89%, mientras que sube de 87% a 95% para las privadas CRUCH y se reduce de 88% a 81% para privadas adscritas al sistema de gratuidad. A la vez se observa que en las universidades con gratuidad, los aranceles regulados crecieron 14,7% en las privadas, 13,7% en las privadas CRUCH y 3,7% en las estatales.

Un segundo punto tiene que ver con el impacto que pueda tener este crédito y sus compensaciones sobre los aranceles que terminen cobrando las IES y tal vez sobre su adscripción a la gratuidad, cuestión que requiere mayor análisis de las diferenciales que surjan de los deciles a los que pertenezcan los alumnos y los complementos que las IES podrían recibir. Primeros cálculos indican que al menos en las universidades se mantendría el déficit con sus alumnos CAE.

Un tercer punto tiene que ver con la situación de “incertidumbre” que pueda tener un alumno al momento de postular, sobre el monto de deuda que tendrán que pagar con el nuevo crédito.

Todo dependerá de lo que decidan hacer las IES respecto a la diferencia entre monto del crédito (equivalente al arancel regulado) y los aranceles efectivamente cobrados por ellas (arancel real). Y, del momento en que comuniquen sus decisiones. Si lo anuncian previamente a la matrícula habrá certeza sobre el monto de la deuda al postular a las instituciones, si lo hacen con posterioridad habrá factores de incertidumbre.

Si las IES otorgan becas financiadas por ellas, entonces los beneficiarios del nuevo crédito no pagarán nada durante sus estudios y solo pagarán el crédito estatal al final de éstos. Se crea una especie de Gratuidad punto 2 (ficticia), financiada en parte por el Estado (crédito) y en parte por las IES, que absorben la diferencia.

Si las IES otorgan créditos propios a sus alumnos para cubrir la diferencia, entonces los beneficiarios del nuevo crédito deberán pagar dos créditos al finalizar sus estudios: el estatal y el de su IES. Montos que equivalen al valor del arancel efectivamente cobrado (arancel real) por las IES donde estudiaron.

Situación que los dejaría en desmedro respecto de aquellos que toman créditos y se les otorga beca por la diferencia y más aún respecto de los que tienen gratuidad (y pueden estar en los mismos deciles socioeconómicos) para los cuales no habrá costo alguno (ni mientras estudian, ni después)

Un cuarto punto tiene que ver con los compromisos adicionales que deben tomar las IES. Según el proyecto responderán por deudas impagas de los beneficiarios del crédito que estudien en ellas y/o diferenciales del crédito (arancel regulado/ arancel efectivo)

Un quinto punto de observación se refiere al aumento de gasto público que se producirá por retiro de la banca en la parte del CAE que se reemplaza. La banca financiaba el 47% de los créditos otorgados a cerca de cien mil nuevos beneficiarios anuales.

Un sexto punto, se refiere a los efectos sobre los aranceles y la adscripción a gratuidad. Un alumno perteneciente a los primeros 6 deciles tiene hoy día la posibilidad de obtener gratuidad en su ES, siempre que la institución en que se matricule esté adscrita al sistema. Esa es una decisión que seguramente estará asociada con los resultados de la adscripción al nuevo sistema de créditos.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>