Educación, al fin un rayito de luz

Fuente: Cooperativa, opinión

Carlos Valenzuela

Por fin se reconoce que la gratuidad es propia de lo estatal que es lo que pertenece a todos los chilenos y se hace una separación tajante entre lo estatal que es lo que nos pertenece a todos y puede tener y tiene el control del Estado, con lo privado, que debe rascarse con sus propias uñas y que lucre todo lo que quiera. Entregar dinero, sin el consentimiento de todos los chilenos, a las empresas privadas e incluso transnacionales es un robo al bolsillo y debe terminarse ahora mismo.

Educación, al fin un rayito de luz

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>