El Estado y la educación técnica

Editorial, La Tercera

Carece de sentido, por lo tanto, que el Estado ingrese a una actividad que funciona satisfactoriamente, pero es aún más inexplicable que lo haga de forma arbitraria, simplemente obedeciendo a criterios subjetivos de descentralización, con la creación de un centro por región, con independencia del número de sus potenciales estudiantes.

El Estado y la educación técnica

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>