Jornada de Evaluación del Foro AEQUALIS contó con participación de representante del gobierno de S. Piñera

Figueroa

Ante los consejeros de AEQUALIS y expertos en Educación superior, el representante del gobierno del Presidente electo Sebastián Piñera, Raúl Figueroa, explicó cuál es su posición frente a la reforma recientemente aprobada en la comisión de educación del Senado

Figueroa destacó que el principal desafío del próximo gobierno es interpretar el marco aprobado, en línea con una visión que promueva efectivamente el desarrollo, la calidad y la diversidad del sistema de educación superior.

Añadió que el desafío más interesante es cómo el sello de un gobierno de centroderecha, respaldado mayoritariamente en la última elección, se plasma en una lógica distinta que no promueve la participación de la sociedad civil.

El principal reto será implementar la reforma pero eso implica comprender las características del nuevo sistema, lo que tomará un tiempo. Los primeros años estaremos enfocados a la instalación del mismo. “Me preocupa –dijo Figueroa- que las reformas institucionales han frenado a las IES. Lo que se necesita urgentemente en el sistema es un poco de paz, como diría el Papa. El sistema de educación superior ha estado durante mucho tiempo en una situación desmedrada…Necesitamos con urgencia que el foco vuelva estar en lo interno”.

“Después de esta reforma, podría sumirse que ya no habrá temas pendientes, y nos podremos concentrar en los verdaderos desafíos de la educación superior”, afirmó Raúl Figueroa.

Para el asesor en materia educacional del nuevo gobierno, lo que se viene es una fuerte vinculación del aparato gubernamental con las instituciones estatales. Se comienzan a cerrar ciertas exigencias para asegurar un marco de confianza.

Acreditación y Aseguramiento de la Calidad

Con respecto a la acreditación, ésta no debe ser un medio de exclusión de las instituciones de educación superior sino en una lógica de Aseguramiento de la Calidad. “Administrar eso será un desafío fuerte. Las agencias acreditadoras desaparecerán tal como se conocen ahora…la investigación no será una exigencia de acreditación para todas las IES, aunque ésta será obligatoria. Cambia la composición del Consejo Nacional de Acreditación.”

Un punto complejo para Figueroa lo constituye la acreditación integrada (la institución y las carreras en un solo momento).

El desafío para el próximo gobierno en esta materia (AC) será primero, cautelar la diversidad de instituciones de educación superior, como reflejo de una sociedad que se expresa de distintas formas y el sistema de acreditación que se está aprobando reconoce esa diversidad, lo que para Figueroa es positivo.

Gratuidad

En materia de gratuidad, Figueroa afirma que “la gratuidad se instala con todas sus virtudes y defectos. Lo positivo es el objetivo de favorecer a jóvenes sin recursos de los primeros seis deciles, pero lo negativo es que el diseño de la gratuidad desconoce por completo las necesidades de las instituciones de educación superior”.

Enfatizó en que “existen aún vicios de inconstitucionalidad en la ley, que necesariamente tendrán que ser resueltos. Por ejemplo se excluye de la relación con terceros de carácter comercial a las universidades de Concepción, Técnica Federico Santa María y Universidad Austral.

Superintendencia

Explica Figueroa que la superintendencia de Educación Superior, como fue aprobada por la comisión del Senado, no se transforma en una entidad que asfixia a las IES, se ha mejorado este aspecto en la discusión. Se mantiene el objetivo de resguardar el no lucro, pero sin frenar relaciones con terceros.

Añade que el nuevo sistema de acceso debe cautelar elementos discriminatorios, pero no debe pasar a llevar la autonomía de las IES.

Instituciones estatales y G-9

El proyecto aprobado en la comisión de educación del Senado, establece un trato diferenciado hacia las universidades del Estado. Hay una señal concreta de trato diferente: se les entrega mayores recursos y se modifican sus estatutos, con lo cual cierran un debate, según Raúl Figueroa. “No creo que las universidades estatales cambien mucho pero se les reconoce como bloque”.

En la misma línea, “las exigencias para incorporarse al CRUCH son mayores que las que algunas instituciones poseen y que están dentro, pero la buena noticia es que las exigencias son cumplibles y no se exigirá adscribir a la gratuidad”.

La otra ley aprobada se refiere a las instituciones del G-9, las que también tendrán su propio canal para sus recursos. La única discusión es cuántos recursos.

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>