“Las universidades pueden evitar caer en un círculo vicioso”

P del Sol

Patricio del Sol (PhD Stanford, profesor de Estrategia ).- Las estrategias son conjuntos de decisiones que generan consecuencias que pueden conducir a círculos virtuosos o a círculos viciosos.

En las mejores estrategias, las consecuencias se retroalimentan positivamente en el tiempo en un círculo virtuoso de crecimiento. Clientes, proveedores, complementadores y la comunidad reciben año a año cada vez mayor valor agregado.

En las peores estrategias ocurre exactamente lo contrario. La retroalimentación es negativa, instalando a la organización en un círculo vicioso donde la decadencia avanza progresivamente en el tiempo.

En los últimos años, la lucha contra las amenazas que ha generado el proceso de reforma de la educación superior ha agotado prácticamente todas las energías de los líderes de la mayoría de las universidades chilenas.

En el contexto de este unánimemente criticado proceso, no han quedado energías ni recursos para aprovechar oportunidades. La decisión de reducir las inversiones requeridas para continuar mejorando la calidad y la productividad educacional parece inevitable.

El riesgo es que la decisión de invertir menos instale a las universidades en un círculo vicioso donde las oportunidades se pierden, las capacidades se reducen, el valor agregado a la sociedad disminuye, los recursos para invertir bajan, las oportunidades se pierden, y así sucesivamente.

Algunas universidades sin embargo pueden intentar contra viento y marea encaramarse a un círculo distinto, uno que esté basado en el aprovechamiento de oportunidades.

Una radical oportunidad es utilizar educación online para sustituir parte del método de enseñanza mayoritariamente utilizado hoy. Algunas universidades pueden decidir subirse a la revolución de la internet e invertir hoy en capacidades de educación online.

Esto les permitiría acceder a una fuente inagotable de contenido, mejorar la calidad de sus programas, aumentar radicalmente la productividad de sus profesores, bajar los costos de las instalaciones físicas, y reducir las barreras geográficas y horarias de los alumnos.

Mientras que en la mayoría de las industrias la tecnología ha permitido bajar los costos de los productos y servicios significativamente, los ya altísimos costos de la educación universitaria han crecido en todo el mundo, año a año, por décadas.

Esto porque el método de enseñanza que actualmente utilizan las universidades no ha cambiado mucho desde que Aristóteles enseñaba en el Liceo ateniense: un grupo relativamente pequeño de jóvenes se reúnen en un lugar, a una determinada hora, a escuchar la sabiduría de un profesor.

Los analistas están pronosticando que el surgimiento de la educación  online revolucionará toda la industria de la educación superior y revertirá finalmente esta tendencia, de aumento de costo y de productividad estancada, que ha afectado a la educación universitaria por tantos años.

Para entender por qué, veamos mi propia experiencia enseñando el curso online Evaluación de Decisiones Estratégicas en español el 2013, utilizando la plataforma de EEUU NovoEd originada en la Universidad de Stanford.

En este curso se inscribieron 120.000 alumnos de Chile, Colombia, Perú, Méjico y otros países del mundo; 27.000 completaron el curso.

Lo disruptivo de los cursos online es el aumento de escala y productividad que gatillan. Enseñando en un curso de sesenta alumnos por año, demoraría cuatrocientos cincuenta años en enseñarles a 27.000 alumnos. Con un profesor por curso de sesenta alumnos, se necesitarían cuatrocientos cincuenta profesores para dictar este curso a veintisiete mil alumnos.

Las economías de escala y aprendizaje y las externalidades de red asociadas a la internet, abren la oportunidad a las universidades de instalarse en un círculo virtuoso: más personas se matriculan en los programas, mejores profesores quieren enseñar en éste, más y mejores programas se ofrecen, más personas se matriculan en los programas, cerrándose así el círculo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>