Se valoran las disculpas, pero el daño queda

Fuente: El Mercurio, opinión

Ricardo Espinoza, U. de Maryland y U. de los Andes, y Sergio Urzúa, U. de Maryland y Clapes-UC

El proyecto de gratuidad presenta problemas de forma, pero son los de fondo los insalvables. Eso explica los problemas técnicos en su diseño. Sus precursores han sido muy efectivos en sus argumentos, pero su gran habilidad esconde una confusión conceptual inmensa. Es de esperar que el nuevo plazo que se dio el Gobierno para ingresar el proyecto al Congreso calme a los fanáticos, los libere de las presiones de una reforma intrínsecamente mal concebida y termine con las improvisaciones. Nunca es tarde para abortar una mala idea.

Se valoran las disculpas, pero el daño queda

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>